Te voy a ser sincera.

Llevo 9 meses queriendo lanzar este blog. 9 meses.

No tengo muy claro por qué no lo he hecho, pero tengo algunos indicios. 

No es porque no me guste escribir, me dedico a ello y me encanta. Pero sí es verdad que muchas veces no puedo escribir de forma tan natural y fluida como lo voy a hacer ahora.

Mi pasión por la escritura empezó con 10 años. El típico diario donde escribía lo que me pasaba cada día o quién me había dado una notita en el colegio.

A los 13 años, pasé el diario de mano a ordenador.

Poco a poco mi forma de escribir fue evolucionando. Desde las anécdotas del día a día sin importancia hasta volcar mis sentimientos y emociones en palabras. Es muy curioso cómo se ve toda la evolución de escritura a nivel de fuente, colores, estructura, palabras, etc. Lo he mantenido todo en su versión original.

Escribir se convirtió en una vía de escape para mí.

Durante muchos años, mi diario fue un confidente. De hecho, le hablaba de tú como si le estuviese contando  a alguien todos mis pensamientos. Yo creo que lo hacía para justificar mis decisiones.

Casi como lo que estoy haciendo ahora.

Puede que no sea la forma «más apropiada de escribir», pero es con la que yo me siento libre. Además, si no soy yo quien escribe, ¿cómo vas a conocerme y confiar en mí?

No quiero que publicar artículos sea una obligación, quiero que sea un placer. Como cuando mando emails en mi lista. Cuento historias que me pasan en mi día a día a la vez que hablo de marketing o copy. Si quieres inscribirte, puedes hacerlo por aquí.

¿Por qué ahora?

Si te digo la verdad, ahora mismo son la 1:16h de la mañana del miércoles 27 de mayo. 

Me he levantado de la cama porque no podía aguantar que mi cabeza diera vueltas. Necesitaba escribir, necesitaba volcar todos mis pensamientos.

Lo primero que he hecho ha sido escribir en mi diario. 

Lo segundo, definir una nueva estrategia de mi negocio para los próximos meses. Van a cambiar muchas cosas.

Por ejemplo. Hasta ahora, toda mi actividad había sido a través de Instagram. Me encanta esa red social, de verdad, pero creo que no tengo tanta libertad ni tanto espacio para poder expresarme como lo estoy haciendo aquí. Hay demasiadas distracciones para que la gente se pare a leer lo que escribo.

Esa es una de las razones por las que estoy empezando este blog.

Pero quería empezar de una forma diferente. Quería mostrarte de la forma más pura quién soy yo y cómo me vienen las palabras a la cabeza.

Por eso, ni estoy utilizando copywriting ni estoy siguiendo ninguna estructura de redacción en este artículo.

¿Qué artículos voy a publicar?

No voy a subir todos los artículos así.

Quiero contarte todo lo que sé de copywriting, comunicación, estrategias de venta, herramientas o cualquier cosa que pueda ayudarte a crecer en tu negocio. Pero no quiero ser el típico blog que tiene todo el mundo.

¿Voy a darte valor?

Por supuesto. Pero también voy a escribirte un artículo como este si me apetece, que para eso es mi blog. Si no te gusta, solo tienes que dejar de leerlo y ya está. No tengo ningún problema.

Aunque el cómo me siento en mi vida emprendedora creo que también puede ayudarte.

Tampoco quiero que esto se convierta en una obligación para mí, por eso, creo que es importante que me deje llevar por la escritura sin pensar tanto cómo escribirlo.

Es la única forma de transmitirte mi conocimiento con ganas.

Cosas que NO voy a hacer en mis artículos

  • Forzarme a escribir más palabras solo por posicionar. Escribiré las que haga falta para explicar bien y que se entienda.
  • Ocultar mi opinión. Sé que no puedo gustarle a todo el mundo, así que voy a escribir tal cual pienso las cosas. 

Es mucho más fácil para mí y para ti.

  • Esconder mis emociones. Aquí todos sentimos y todos tenemos miedos. Si un día me apetece escribir sobre alguna emoción porque creo que puede ayudarte, lo voy a hacer.
  • Tener una fecha fija para publicar. Durante este tiempo como emprendedora, me he dado cuenta de que cuando tengo una imposición o obligación de hacer algo, no lo hago. 

Me gusta fluir, aprovechar mis ganas y mi motivación en el momento que me vienen para hacer las cosas con pasión. Por ejemplo, ahora mismo me he levantado de la cama para escribir el artículo que no he escrito en 9 meses.

Te avisaré por email cuando lo haga. 🙂

  • Usar siempre el mismo tono. Lo dudo mucho.

Soy una montaña rusa de emociones. Ahora estoy muy reflexiva (tengo hasta a Ludovico en los cascos mientras escribo). Pero otro día puedo estar sin parar de contar chistes, otro más creativa, otro muy activa…quién sabe.

Supongo que tú tampoco estás siempre igual.

Conclusión

Me gusta hacer las cosas sin obligación y siendo yo misma. Ya lo sabía, pero lo he aceptado también para mi negocio hace no mucho.

Quizá esa es la razón por la que he tardado 9 meses en lanzar este blog.

Este artículo ha sido escrito sin mirar la letra anterior y plasmando cada palabra conforme me venían a la mente. Solo ha tenido una revisión y he tardado 30 mins en escribirlo.

Lo voy a dejar así.

Puede que sea diferente a lo que te encuentres por ahí, eres libre de leer lo que quieras. Pero yo también soy libre de escribir como me salga del culo. 😉

Si quieres leer más de mis historias, suscríbete a mi lista de emails.

Y para acabar, me gustaría que si has llegado hasta aquí, me cuentes tu opinión sobre este artículo en los comentarios. Me haría mucha ilusión.

Hasta la próxima inspiración.